Mi gurú

29/6/08


Una tarde, mis amigos y yo esperábamos a Marcos para dar unos saltos en el club de polo cuando lo vimos llegar más de media hora tarde (y eso que le presté mi Jaguar que pasa de 0 a 100 km en seis segundos) y le preguntamos la razón de su tardanza.
- Estaba con unos amigos en una reunión.
-¿Amigos? pero si él no tenía más amigos-. Pensé. Me explicó que había conocido a un tipo que se hacía llamar Baba, el gurú de un grupo conocido como la escuela del cuarto camino. Quiso hacerme creer que ese tipo tenía poderes de sanación y visiones espirituales pero no le creí. Marcos siempre se ha dejado engañar muy fácilmente. O eso pensé.
Un día acompañé a Marcos a una reunión de la escuela del cuarto camino. Baba era un hindú o marroquí o algo así, que hablaba con gran y cautivadora sabiduría. Le conté todos mis grandes problemas, que a veces no sabía que hacer con tanto dinero, que estaba harto de acostarme con modelos de medidas espectaculares pero de poca inteligencia, que las fiestas absorvían todo mi tiempo... y me escuchaba con comprensión. Empecé a dudar, y por último creí que Marcos podía estar en lo cierto.
De repente, en la quinta reunión a la que asistí, Baba extendió su mano y me dijo que para alcanzar la iluminación debía aportar dinero. Abandoné la escuela del cuarto camino y contraté a unos rumanos para que lo agredieran salvajemente. Cuando Baba se recuperó abandonó para siempre aquel movimiento sectario y poco después ví a Marcos subido a un póster de la luz un día de lluvia gritando que quería volver a ver a Baba.

Ni pensar que casi caigo en las redes de aquel farsante. Pero no tuvo en cuenta que yo no tengo más gurú que el dinero.

6 Comentarios. Comenta tú:

mery dijo...

Cuidado con los gurus que pueden comerte hasta el higado y tu sin enterarte ;) un besele ...

MadHatter dijo...

Gracias por el saludo. En poco tiempo has logrado aunar una gran cantidad de material, le echaré un ojo: por encima me ha parecido interesante, especialmente la historia de Carlota siempre llama dos veces. Una manera muy interesante de sumarse a la blogsfera.

Cuídate de los dibujos de tu padre.

SHEMHAMFORASH

Sergio dijo...

Cuida bien esa fortuna! XD, pero si eres tan rico como dices, alomejor yo también me hag pasar por gurú XD

abrazoss

_::CoffeeBoy::_

Anónimo dijo...

Esto baja de nivel jr, se está pareciendo a un folletón americano de los años 80.
Al final te quedarás con las tres marujas de siempre que leen el blog para hacer la digestión del actimel más la pechugona que intenta pillar niñi rico tontito.

Si, la blogsfera es una basurilla. No vale la pena perder el tiempo en estas mariconadas. Mejor tomate una cerveza en una terraza que por lo menos te dará un poco el aire.

Ala, a cascarla por ahi.

Anónimo dijo...

El último anónimo es la maruja de turno intentando imitar el perfil de troll cojonero.

Albert Rodriguez Maurí dijo...

Gracias, es todo un honor.