Cosas de palacio

8/10/08

No siempre hemos sido ricos, hace un par de años tuvimos serios apuros a causa de un negocio que quebró y no se qué problema fiscal con sobornos y recalificaciones, el caso es que nos vimos en serios apuros que estuvieron a punto de desestabilizar nuestra posición económica. Mi madre desesperada me hizo una petición. Había una joven de la alta nobleza de Francia que estaba soltera, si accedía a casarme con ella se solucionarían rapidamente nuestros problemas económicos. Mi madre me dijo que tenía más o menos mi edad, es decir, 27 años por entonces, y ya todo me dio mala espina. Una mujer de la alta nobleza que a los 27 años no estaba casada debía ser por algo. Mi madre dijo que la conociera en la fiesta del Verano.

Las fiestas de la alta nobleza me aburren. En cierto modo me gusta más rodearme de "nuevos ricos" que de aristócratas. Quizás sea por mi naturaleza humilde (no penseís mal, no soy un nuevo rico) pero me gusta más la sencillez de esa clase que la extrema protocolaria de los nobles. El día 22 de septiembre se celebra en Austria una fiesta a la que suele acudir la nobleza europea, se trata de la fiesta de verano, que pone fin a esta estación del año, y que me aburre de gran manera. Mi abuela tiene impedida la entrada, desde que un año comenzó a bailar desnuda en el gran salón, fruto de su demencia. Allí conocí a Rosseum de Capagne, Rosy para los amigos, la chica francesa de la que me habló mi madre. Entonces comprendí el por qué de su soltería.

El primer sentimiento que me recorrió el cuerpo fue compasión. Era de la más distinguida nobleza de Francia y siglos y siglos de incesto entre sus antepasados habían hecho mella en su aspecto físico sin duda. Intenté pensar en cosas positivas mientras me acercaba a ella para cortejarla, como que debía ver su belleza interior, pero cuando me sonrió abriendo aquella boca pude ver que su interior era igualmente horrible, y peor aún, olía peste. Sin embargo fuí fuerte y la saqué a pasear por los jardines del palacio austríaco. Me persigné, temeroso de Dios, por pasear con aquel anticristo y le besé en los labios. Sentí muchas cosas cuando la besé, aunque no nos engañemos, ninguna fueron buenas y me dio su dirección en Francia. "Todo sea por el buen nombre de mí familia" pensé, y accedí a salir con ella.

La historia continuará en otro momento...

4 Comentarios. Comenta tú:

dirtykitten dijo...

Es una chica muy elegante y simpática.

Y seguro que una fiera en la cama.

Anónimo dijo...

Hombre, pues tampoco es para tanto. Tiene una mirada un tanto distraída pero poco más.
Pon tu foto para ver si la chica gana o pierde...:)

Rebeca

C.W. dijo...

Vaya paquete don Alejandro...ni siquiera nada en el interior y aún así. Todo sea por el honor de la familía.

Bueno, yo a lo que venía es a saludar a su mayordomo, el señor Valmaseda. Un gran tipo, sin más adornos.

Buenas noches.

C.W.

Valmaseda dijo...

Dirtykitten, Alex, ante todo, es un caballero. No creo que de detalles.

Rebeca, el señor Alex jr, es un joven muy apuesto. A lo mejor, en un tiempo más adelante, muestra fotos suyas.

C.W, es un privilegio contar con su visita.