Diario de... "Una fiesta"

14/11/08

Ayer celebré mi independencia con una fiesta por todo lo alto. No faltaron mis amigos del club, mis compañeros del Opus, ni por supuesto, mis amigos de la clase de canto gregoriano. Valmaseda iba y venía con bandejas llenas de copas con la habilidad de un equilibrista. Le dí la tarde libre a Manila y Zuleira, que en aquel momento estarían perreando en alguna discoteca o enviándo dinero a sus familiares de Quito, como son sus costumbres. Luego se quejan de que no les llegan los cuatrocientos cincuenta euros que les doy a cada una, hay que saber ahorrar. Tampoco faltaron Marta y sus compañeras de oficio.

Era una fiesta estupenda. Marcos dijo que era feliz con Rosy, pero yo ví que bebió más de la cuenta. Ciertamente, con la poca luz que había en mi casa, el maquillaje de Rosy y el estado de embriaguez en el que estaba, ví que la francesa tenía un aspecto casi humano. Sobre las cinco llamaron a mi casa. Mucho había tardado el clásico vecino que incordia en todas las fiestas. Cuando abrí me hizo gracia su aspecto. Era bajito y delgado, aunque algo ancho de vientre, pelo canoso e incipiente calvicie. Vestía una cazadora militar y su aspecto era parecido a este.

Me dijo cortésmente que apagara la música y yo cortésmente le cerré la puerta. Menos de diez minutos después volvió a llamar. Cuando abrí la puerta me dio, ya no tan cortés, un golpe en la nariz con la culata de una escopeta y apuntó, cuando yo estaba en el suelo, al equipo de música, disparando su ensordecedor fúsil. Así terminó la fiesta, y yo tuve la sensación de haberme ganado un enemigo nada más mudarme a la comunidad.

A la mañana siguiente me dijeron que se llamaba Javier Montes, alias el sargento, ex-militar veterano de la guerra de los Balcanes. Su afición era coleccionar armas, y aunque no pagaba la comunidad desde hacía seis meses, nadie le había llamado la atención. Esta mañana me ha despertado la música clásica que según parece le "tranquiliza" un poco, sin embargo, esta mañana yo he tenido miedo.

7 Comentarios. Comenta tú:

PAKI dijo...

Enfadadisima con usted sr robles, ni a la srta Paty ni a mi nos ha llegado la invitacion a su fiesta, quiero pensar que porque estamos en nuestro retiro espiritual y, os bien ha sido respetado, os bien no llega el correo.

A la espera de una explicacion, se despide atentamente

PAKI

PAKI dijo...

Perdón por las faltas escribo desde iphone

valmaseda dijo...

Perdone señorita Paki, la fiesta ya estaba planeada de hace tiempo. Si lo hubiera sabido, estoy seguro de que Alex les habría invitado.

Para ir hay que pasar por un proceso. Envíenos fotos suyas y de Paty, más alguna amiga por si quiere apuntarse y un número de móvil para contactarle, a alguno de los msn que hay a la derecha.

El ambiente es muy selecto, y no todo el mundo puede ir.

PAKI dijo...

si el ambiente no fuera selecto ni si quiera pensaríamos en ir valmaseda

Anónimo dijo...

¡Poorrrca misseria! con su vecinito.
Si llegamos a un acuerdo, lo convierto en peperonni haciendo que parezca un accidente. Ciao caríssimo.

Besugosconi.

dirtykitten dijo...

Podríais haber animado a Marta o a alguna de sus compañeras para aplacar al vecino iracundo.

Saludos!

Valmaseda dijo...

Besugosconi, escriba su número de móvil en mi correo eléctronico.