Diario de... "El paranóico del segundo"

5/12/08

Esta mañana he coincidido en el ascensor con el vecino del segundo, al cual no conocía, y que se llama Mateo. Me saludó amablemente y le devolví el saludo. Es el único vecino que me ha saludado desde el juicio ya que los demás me giran la cara al pasar o me amenazan diréctamente. De hecho, hasta la señora del síndrome de Diógenes está en mi contra, y a Valmaseda le tiró una lata de atún abierta cuando este se asomó a la ventana para tender. Él parecía ajeno al revuelo que se había formado dos o tres días atrás, y ahora que lo pienso, no estuvo en el juicio. Mientras el ascensor bajaba me miraba parecido a este.


Hablamos distendidamente mientras el ascensor descendía, hasta que salió el tema del juicio, y me comentó que él también había tenido pleitos con la comunidad. Me vino bien un compañero de armas, pues aunque mis vecinos Marcos y Celia no están en mi contra tampoco quieren tomar partido, sobre todo habiendo visto la colección de armas que tiene "el sargento". Estuve con Mateo tomándome un café mientras me decía que le habían hecho la vida imposible durante años para que se fuera del edificio. Entonces tuvo un plan, fingir un asalto con violencia en su casa y denunciar a la comunidad que no tenía medidas de seguridad a pesar de haberse votado en junta. El plan me pareció bueno, pero la mirada de Mateo me seguía inquietando.

Esta misma mañana llevamos a cabo el plan. Arañamos la cerradura para que pareciera que estaba forzada, até a Mateo a una silla, y revolví la casa para que pareciera un robo. Entonces Mateo me dijo que le pegara. Yo dudé en hacerlo pero él seguía insistiendo. Al final le dí un par de golpes. Luego, Mateo me dijo que fuera a su cuarto y que revolviera los cajones de su despacho, donde tenía algunas joyas. Cuando fuí a hacerlo ví en los cajones una serie de denuncias, hechas por la comunidad y que habían sido favorables a esta.

La primera decía que Mateo había cortado los cables de la antena de televisión del edificio argumentando que mediante ella se comunicaban con inteligencias alienígenas. Otra denuncia decía que se atrincheró durante dos días en casa de un vecino mientras le gritaba a las palomas a través de la ventana que dejaran de darle órdenes. Me quedé estupefacto y me fuí de allí tan rápido como pude, con tan mala fortuna que en ese mismo instante en que salía al rellano me crucé con un vecino. Espero que no haya visto que salía de la vivienda de Mateo.

5 Comentarios. Comenta tú:

PAKI dijo...

QUE MIEDITO...

PAKI dijo...

QUE MIEDITO...

Anónimo dijo...

"Dime Clarice, ¿Ya se han callado los corderos?"....ostris tu que miedo de careto, sólo le falta el bozal.
Tranquila Paki, refúgiate en mis fornidos brazos y musculoso torso(brillante,bronceado y depilado) que te sentirás confortable y protegida.

PATY dijo...

JAJAJA ME ENCANTA VALMASEDA LANZANDO LATAS DE ATUN!!

El iResponsable dijo...

¿Acaso le está llamando usted a Ana Rosa Quintana o Mercedes Milá, inteligencias alienígenas?